ILLUECA

Aquí comienza todo. La capital de la comarca del Aranda, la cuna de Pedro Martínez de Luna (el Papa Luna), ha sido seleccionada como uno de los diez pueblos de montaña más bonitos de España. Su indiscutible personalidad y singularidad tienen un enorme poder de atracción. El que visita Illueca, repite. Y no es solamente con el propósito de hacerse con el mejor calzado de España, sino también para disfrutar de la visita del imponente castillo del Papa Luna, erigido en lo más alto de la población, o dejarse llevar por sus senderos naturales para finalizar con las propuestas gastronómicas. Un viaje fantástico en el tiempo que te hará retroceder al siglo XIV.

PEÑISCOLA

Illueca tiene playa y está en Peñíscola. Pedro Martínez de Luna nació en 1328 en Illueca y murió en Peñíscola en 1423, nada menos que a los 96 años. Esta asombrosa longevidad le permitió conocer numerosas e intensísimas etapas de la historia europea, algunas de ellas esenciales para comprender nuestro momento actual, pero su trayectoria vital también sirvió para algo tan práctico y agradable como la apertura de Illueca hacia el Mediterráneo. Estas dos localidades estarán siempre unidas, en un viaje de ida y vuelta, siguiendo la estela de la increíble figura del Papa Luna.

SALAMANCA

La prestigiosa universidad de Salamanca también tiene acento aragonés. El cardenal aragonés Pedro de Luna, que luego sería el papa Benedicto XIII, gran protector de la institución, impulsó la compra de los primeros solares y en las constituciones de 1411 obligó a la construcción de las Escuelas Mayores (conocido como edificio histórico de la universidad). Poco después, el rey Juan II promovió la del Hospital del Estudio (actual Rectorado) y en 1428 se empezó el edificio de las Escuelas Menores. Las primeras constituciones de la Universidad fueron otorgadas por el Papa Luna. En 1422 fueron sustituidas por las de Martín V.

AVIGNON

Para comprender la importancia de esta bellísima localidad francesa hay que remontarse al Cisma de Occidente. La iglesia católica estaba dividida en dos sedes papales: una en Avignon, Francia; y otra en Roma. En 1377 y tras la muerte del papa Gregorio XI, la sede francesa eligió como nuevo papa a Clemente VII mientras que la sede italiana se decantó por Urbano VI. Don Pedro de Luna, el «Papa Luna», fue fiel consejero y seguidor de Clemente VII por lo que tras el fallecimiento del papa elegido por la sede de Avignon, fue el aragonés quien ocupó su cargo pasando a ser conocido como Benedicto XIII desde 1394. Mientras en Roma, Urbano VI dejó paso a Bonifacio IX.

ST. ANDREWS

De Illueca a Escocia. La proyección y presencia internacional del Papa Luna es indudable. Buena muestra es la universidad escocesa de St. Andrews. Benedicto XIII otorgó a la ciudad británica una Bula Papal para fundar su universidad, con más de 600 años de vida. Junto al castillo de Edimburgo recibe más de 2.000.000 de visitantes al año. En la actualidad, St Andrews University es, junto a Oxford y Cambridge, uno de los centros de enseñanza más prestigiosos de Gran Bretaña, con estudiantes procedentes de 87 países de los cinco continentes.

Chinese (Simplified)EnglishFrenchItalianSpanish